OPINIONES DE LOS LECTORES

«Crimen sin faltas de ortografía es uno de mis favoritos de siempre. Su historia, comentario y humor son realmente una inspiración para quienes sólo podemos soñar con ser tan creativos e inteligentes como su autora. Gracias.»

Jonás Babilongo Z

«Un dios para Cordelia me gusta porque muestra cómo es la mujer misma quien hace del hombre su dios, hasta que se hace consciente.»

Vidal

 

«Advierto que mi lectura de Crueldad en subasta no es reciente y soy muy olvidadizo. En cualquier caso, recuerdo, a nivel conceptual, la agudeza con la que la autora describía el sometimiento de los diversos personajes (provenientes de todos los estratos sociales, pero en su mayoría mujeres, y ello es significativo) a distintos modos de dominación (cultural, política, geopolítica, de género, sexual, económica, tecnológica, etc.), la intrincación de todo ello, así como los diversos grados de complacencia o resistencia a la dominación (los de abajo, como siempre). En cuanto a la dramaturgia, la construcción no dejaba de sorprenderme, tanto por lo inesperado de los sucesos, la variación de las situaciones, y la eficacia de las económicas descripciones contextuales para situar las acciones. Me pareció notable, por último, la “puesta en abismo” (¿así se dice en español?) de leer en una pantalla electrónica la lectura de un personaje que lee en una pantalla electrónica una historia tratada, en parte, por ordenador (lo siento por haber desvelado una intriga).»

Orijazz

«La historia de correos [Crueldad en subasta] me tuvo mucho tiempo cuestionando sobre los caminos y de idiomas que nos conducen a lugares y condiciones distantes a los que pensábamos arribar. Cómo un personaje transita de una actitud reactiva y cuestionadora a sumisa e integrada a lo que criticaba y viceversa.
Sigo leyéndola regularmente.»

Kuaw

«Leí de adolescente Crimen sin faltas de ortografía a principios de los noventas, como aficionado de Agatha Christie, buscando novela policíaca. Lo compré en un Vips y aunque aún me eran ajenas esas “mafias” literarias a las que Malú se refiere (ahora ya lo entendí), fue uno de mis primeros contactos con la literatura mexicana no oficial. He tratado de conseguir algunas de sus novelas, pero acá en CDMX es complicado encontrarlas.»

Latinelf